Tu carrito de compra

Parece que tu carrito está vacío :(

Continuar Comprando

PRINCIPIO ACTVO

Conoce más cerca de nuestro principio activo:

Polypodium Leucotomos:

El principio activo con el que cuentan los productos AntÜV es el Polypodium Leucotomos, un helecho centro americano que cuenta con propiedades antioxidantes y fotoprotectoras las que fueron descubiertas por el Dr. Thomas Fitzpatrick, padre de la dermatología moderna, quien fue decano de dermatología en Harvard hasta el año que falleció.

Dr. Fitzpatrick

El Dr. Fitzpatrick creó la escala de fototipos más utilizada en la dermatología actual, la que se divide en seis niveles, la que nos permite saber la capacidad para asimilar la radiación solar según la tonalidad de la piel.

De dónde nace el Polypodium Leucotomos:

Fue la tribu de los chorotegas, etnia proveniente de Nicaragua, Honduras y Costa Rica, la primera cultura en utilizar el Polypodium Leucotomos como hierva medicinal. En el siglo XX, diferentes estudios del Polypodium Leucotomos demostraron sus propiedades inmunoprotectoras, antioxidantes, protectoras del ADN, fotoprotectoras y de prevención del fotoenvejecimiento cutáneo. Se cree que el helecho adquirió sus propiedades gracias a su cadena evolutiva, ya que en un principio este vivía bajo el agua y al pasar a tierra tuvo que adaptarse y protegerse de la radiación solar.

Propiedades del Principio Activo:

En los diferentes estudios realizados a nuestro principio activo, se ha descubierto que este ayuda a la capacidad de sobrevivencia y proliferación de distintas células de la piel, donde destacan los fibroblastos, queratinocitos y las células Langerhans. Para retrasar la aparición de arrugas y manchas en la piel es fundamental mantener sanos los fibroblastos y queratinocitos, ya que estos son los fabricantes del ácido hialurónico, elastina, colágeno y queratina en el cuerpo, mientras que las células Langerhans son las primeras en reaccionar ante cualquier antígeno, como lo es la radiación UV, dando inicio a la respuesta inmune del cuerpo, ya que “avisan” a los Linfocitos T que antígeno está trasgrediendo la barrera de la piel y estos pueden dar la respuesta inmune específica y comenzar a protegernos ante cualquier agente externo que pueda provocar un daño a nivel celular o molecular, por lo que previenen el cáncer a la piel.