Tu carrito de compra

Parece que tu carrito está vacío :(

Continuar Comprando

¿Cómo transformar el cuidado de la piel en un hábito diario?

by Amanda Castillo |

¿Cómo transformar el cuidado de la piel en un hábito diario?

Sea cual sea la estación el año, siempre en bueno cuidar tu piel a diario, pero en verano, hay una mayor exposición solar y, por lo tanto, es aún más importante elegir un tratamiento que se adapte a las necesidades de tu piel.

En verano, tu piel se verá afectada por el incremento de horas de exposición solar y la deshidratación que esto conlleva. Una piel deshidratada y seca son situaciones comunes en esta época, ya sea por una pérdida excesiva de agua o por un golpe de calor, entre otras.

La aplicación de cremas antioxidantes, hidratantes y filtros solares son un paso imprescindible en nuestra rutina de día, pero el ritmo del día a día y la dificultad de algunas cremas para aplicarse, nos impiden cumplir con es importante rutina diaria. La línea de productos Sol Mio nace justamente con esa misión, la de contribuir al cuidado diario de la piel de la manera más simple, efectiva y natural posible.

Durante nuestro proceso investigativo, descubrimos que una de las principales barreras en el uso diario de cremas solares, sobre todo en el rostro, tenía que ver con lo grasosas de las formulaciones de las alternativas existentes. Al aplicar cremas grasas en el rostro y en el cuerpo, automáticamente se requiere un mayor tiempo antes de maquillarse o vestirse para comenzar el día y justamente es tiempo lo que menos tenemos.

Para resolver ese problema decidimos reinventar la rutina de cuidado de la piel y del cabello iniciando por el hábito diario más común de las personas que es el baño. Es por esa razón que incorporamos extracto de Polipodium leocotomos en todos nuestros productos, facilitando así el cuidado y protección de la piel, con el mínimo esfuerzo posible.

En Sole Mío, estamos convencidos de que, si fortaleces a diario tu piel, podrás disminuir los riesgosos daños que tu piel puede sufrir al exponerse al sol y a la luz azul.

Cuales son nuestros consejos:

1.- Parte por el baño. Cambia ese jabón que no te aporta nada por un jabón sole Mío y empieza hoy a coparte de la salud de tu piel.

2.- No olvides el pelo. No siempre nos preocupamos de que nuestro shampoo tenga la adecuada protección, por eso en Sole Mio formulamos uno para ti, además de un suave bálsamo. ¡Todos con el mismo aroma que a nuestros usuarios les encanta!

3.- Aprende a distinguir tu tipo de piel: mixta, seca o grasa y elije un protector solar que se adecúe a ella. Lo peor que puedes hacer es usa protectores que “sirven para todo”, porque además de que podrían ser perjudiciales para tu piel, producen incomodidades que atentan contra la adopción de este saludable y necesario hábito y eso sique es complicado porque la única manera de prevenir el envejecimiento precoz de la piel y sus signos como las arrugas y manchas es precisamente protegiéndola a diario y todo lo que impida que puedas realizar ese cuidado, debe ser erradicado de tu rutina.

4.- Mantén tus productos de protección solar a mano y donde deben estar. Muchos usuarios nuestros nos dicen que a veces se les olvida mantener en la ducha nuestro jabón por tenerlo en el lavamanos. Te recomendamos que tengas uno en la dicha y otro en el lavamanos y en el caso de los protectores solares, mantén uno siempre en el lugar en el que efectúas tu rutina, por ejemplo, en el botiquín del baño y uno en tu cartera para que puedas retocar durante el día, recuerda que con o sin sol los rayos UVV y UVA dañan tu piel.

5.- Toma conciencia. No se trata de miedo, se trata de libertad. Muchas de nuestras usarías nos dice que, en la mayoría de los casos, usan determinados productos porque si no lo hacen, puede pasar tal o cual cosa… Nosotros no creemos en el miedo, creemos en la libertad, la libertad que ganas al incorporar hábitos saludables a tu vida te permite dejar de temer porque pasa de preocuparte de un tema a ocuparte. Y eso se logra mucho más fácilmente si ese cuidado consciente pasa a ser un habito que haces casi sin darte cuenta. Es como ponerse el cinturón de seguridad cada vez que te su vez a un auto. Una vez que lo internalizas, lo haces en forma automática, incluso te sientes raro cuando no lo usas. Cuando hablamos del cuidado de tu piel, se trata de lo mismo, que lo hagas a diario, consciente, pero sin mayor esfuerzo.

Comentarios (0)

Deja un comentario