Tu carrito de compra

Parece que tu carrito está vacío :(

Continuar Comprando

¿Cómo cuidar la piel para prevenir los signos del envejecimiento?

by Amanda Castillo |

¿Cómo cuidar la piel para prevenir los signos del envejecimiento?

El envejecimiento de la piel es un proceso natural que hace que el metabolismo de las células sea cada vez más lento, lo que influye en la capacidad de la síntesis de colágeno. Estos factores hacen que su firmeza y elasticidad disminuyan produciéndose una mayor tendencia a las arrugas.

Como sabemos, algunas de las causas del envejecimiento de la piel son inevitables porque que la edad biológica determina la estructura y la eficiencia de las funciones celulares. Sin embargo, este proceso se puede hacer mucho más lento gracias a la prevención, los hábitos de vida saludables y los cuidados específicos. A continuación, revisaremos algunos de los signos a los que hay que prestar más atención para abordar el envejecimiento de la piel.

 

Arrugas profundas y pérdida de consistencia

Alrededor de los treinta años, aparecen en el rostro las primeras líneas de expresión. Se trata de pequeños surcos en la capa superior de la piel, provocados por los gestos habituales y una posible sobre exposición solar. Por otra parte, a partir de esa edad, e incluso antes, la producción de colágeno en nuestro cuerpo empieza a reducirse a un ritmo del 1% anual disminuyendo la presencia de elastina y ácido hialurónico, lo que termina desequilibrando el tejido de la piel.

Particularmente en nuestro rostro, La piel muestra externamente los síntomas de este proceso a través de las características arrugas que suelen aparecer en la frente, en el contorno de los ojos (las conocidas como “patas de gallo”), en forma de pliegues entre la nariz y la boca y, más adelante, por toda la cara, especialmente bajo los ojos. Estos surcos, más o menos profundos, son parte del proceso natural de envejecimiento.  pero ¿pueden aparecer antes de tiempo? Lamentablemente, la respuesta es sí, y debido a los siguientes factores:

 

  • Inadecuada protección al sol: daña el colágeno y debilita la piel provocando pérdida de elasticidad. Es ahí cuando aparecen signos externos de envejecimiento prematuro como las arrugas o las manchas, entre otros.

 

  • Tabaquismo: deteriora la piel del rostro y provoca que las arrugas tengan mayor profundidad. Y es que el tabaco altera el flujo sanguíneo arterial de la piel dificultando la oxigenación y nutrición del tejido cutáneo, el colágeno y las células. Además, la nicotina disminuye la actividad, la capacidad de migración, la proliferación y l remodelación de las células de la piel.
  • Sequedad: Con el tiempo, la hidratación de la piel que va perdiendo humedad. Este factor provoca descamación del cutis, además de arrugas, picor y aspereza.

 

La pérdida de consistencia es otra señal propia de una piel avejentada y se debe a cambios hormonales y al mismo deterioro cíclico, que afecta a su estructura. Esta es la razón por la que las pieles maduras lucen más apagadas, delgadas, con poca elasticidad y falta de tono, originando la aparición de arrugas más profundas. En el caso de la mujer, la falta de densidad se da especialmente durante la menopausia, ya que está asociada a la edad y los cambios hormonales.

Ante la aparición de estos síntomas de envejecimiento, es necesario actuar con soluciones de calidad que ataquen el problema eficazmente. Combatir los primeros signos de deterioro es fácil gracias a la línea de cuidado personal Sole Mio que te ayuda a hacer del cuidado de la piel un hábito diario, porque comienzas desde la ducha y no tienes que hacer nada distinto a lo que haces a diario.

Otro buen hábito, es consumir a diario Colágeno Hidrolizado. La porción diaria que científicamente ha demostrado ser eficaz en el cuidado articular que también presenta beneficios en la piel el pelo y las uñas es de 10 gramos. Para que te hagas una idea de cuantos son diez gramos, si lo llevas a cápsulas de 500mg tendrías que tomar 20 al día para alcanzar los 10 gramos. Es por eso por lo que el colágeno Hidrolizado se comercializa en polvo para disolver y no en cápsulas. Lo ideal es que, el colágeno que elijas también esté reforzado con vitaminas y minerales precursores de la formación de colágeno como la vitamina C, D y el Magnesio y el Zinc. Como emprendimiento chileno, en Sole Mío te recomendamos otro emprendimiento nacional de gran calidad: Biolágeno. Colágeno Hidrolizado reforzado con vitaminas y minerales que sólo se comercializa a través de la web de www.telemol.cl y, que, al ser venta directa, te ahorras la ganancia de las farmacias, o sea, por lo menos, un 30%. Además, tiene un excelente sabor y, quienes tomamos Colágeno Hidrolizado, sabemos lo difícil que es encontrar uno con buen sabor.

Otro cuidado diario que te recomendamos para el rostro es la aplicación de un protector solar que se adecúe a las características de tu piel y, que, además, actúe como agente hidratante, de manera de evitar usar muchos productos simultáneamente. Hoy existen excelentes protectores solares, que además de proporcionar factor de protección solar +50 contienen antioxidantes y vitaminas que contribuyen a retardar el envejecimiento. No olvides aplicarlo también en tu cuello, escote y manos.

Pérdida de firmeza y elasticidad 

Otras causas que afectan a la elasticidad de la piel son las pérdidas bruscas de peso y los cambios hormonales en las mujeres con síntomas de menopausia. Además, la genética es un factor importante a la hora de evaluar la salud de la piel según su tipología. Las personas de piel muy clara y ojos claros suelen sufrir más el paso de los años, al contrario de las de piel oscura que juegan con ventaja ya que, por ejemplo, pueden exponerse al sol sin notar tanto sus efectos negativos.

Para luchar contra la pérdida de firmeza y elasticidad, hay que protegerse de la acción solar, hacer ejercicio, llevar una dieta saludable, evitar el tabaco y el alcohol y utilizar productos que traten a fondo sus síntomas. La línea de cuidado personal Sole Mio es la mejor opción para comenzar con un cuidado temprano y permanente de la piel.

Falta de luminosidad 

Un síntoma característico del proceso de envejecimiento es que la piel aparece más apagada. Esto se debe a la reducción de la producción de grasa en las glándulas sebáceas, el descenso de la actividad de las glándulas sudoríparas y la disminución de la vascularización en las capas de la dermis. Un rostro poco luminoso es una señal clara de una piel envejecida, pero también de hábitos inadecuados. Beber agua con regularidad para mantener el nivel de hidratación, hacer ejercicio y dormir las horas que se necesiten, son fundamentales para lucir un aspecto más fresco y radiante.

Los hábitos saludables deben ir acompañados del uso diario de productos que ayuden a mantener la luminosidad de la piel y que la fortalezcan como los que forman parte de la línea Sole Mio.

 

Comentarios (0)

Deja un comentario